revista117

 

 

EDITORIAL

La gestión escolar:

¿rendición de cuentas o autonomía?

Feb14art1Una reflexión sobre la manera de administrar, planear y ejecutar los procesos en las Instituciones escolares, nos muestra dos versiones enfrentadas y tensionadas, según como se asuma a la  educación, al maestro y a la Institución.

En una primera versión la educación se asume como un medio para conseguir el desarrollo económico y ser competitivo en el mercado global mediante la formación de mano de obra calificada, entrenando en competencias básicas, lectoescritura, matemáticas y ciencias, que permitan al joven de 15 años adquirir unos saberes básicos y aplicarlos tecnológicamente en la vida laboral para saber leer los conocimientos en lengua extranjera que vienen en los nuevos dispositivos tecnológicos desde la llamada sociedad del conocimiento.

suscríbase

ALGUNOS SÍNDROMES

DE LA ESCUELA EN COLOMBIA: HACIA UNA

PEDAGOGÍA DEL ENCUENTRO

“Tuve un problema de difícil solución

en una época difícil de mi vida”.

Los Auténticos decadentes.

La Guitarra. (1985).

Feb14art2El anterior fragmento, tomado de la canción La guitarra perteneciente al grupo de rock argentino Los Auténticos Decadentes, bien nos sirve a nosotros para comenzar este artículo; ya que la escuela suele convertirse para muchos de los estudiantes en un problema, un calvario y hasta en un espacio apático.

A esta problemática se suma que en la escuela el conocimiento y lectura del contexto suele reemplazarse por las competencias, condicionamientos y demandas del mundo neoliberal. Al lenguaje de la escuela, cada vez más se adhiere conceptos propios del mundo de la empresa: Estándares, indicadores, excelencia, evaluación por resultados, la calidad de la oferta y la demanda. El sistema educativo suele convertir y tratar a los estudiantes como productos, a los padres como clientes y a las escuelas como empresas. 

 


 

Gestión escolar y democracia,

reflexiones para el debate

Feb14art3La Escuela hoy ha caído en la trampa del lenguaje y las prácticas neoliberales: administrativamente pasó a fusionarse a partir de la ley 715 de 2002, dejando de ser Institución Educativa para pasar a ser Unida Administrativa, a partir de la cual lo más importante es la racionalización económica, amparada en una falsa fachada publicitaria de calidad educativa, que en la realidad no importa; ya que si realmente importara, dentro del presupuesto educativo habrían más recursos para investigación y mejoramiento en general de las escuelas colombianas, garantizando el derecho a la educación de los niños, niñas y jóvenes desde el preescolar a la universidad; así mismo, los maestros tendrían el reconocimiento social y salarial que merecen y la democracia escolar dejaría de ser letra muerta para vivenciar la participación y el respeto a la diferencia.


Interculturalidad y educación

en la ciudad de Bogotá: prácticas y contextos

Feb14art5En una ocasión un niño de una de las zonas visitadas le expresó que el mejor modo de cambiar las cosas podría ser morir para volver a nacer, pero esta vez no como indígena. En más de una oportunidad Olga se sintió completamente impotente y llena de dudas sobre el verdadero sentido de su intervención; otras veces sintió que ayudaba a atenuar la brusquedad de ese encuentro entre culturas diferentes.

Su trabajo la llevó a internarse mucho más en la selva hasta establecer contacto con el pueblo cuiba de la región de Caño Mochuelo. Acompañada de un intérprete muy querido y respetado en la región, se presentó en la aldea. Sintió, de entrada, un trato amable, hospitalario y un auténtico interés de estas personas por conversar con ella. 


LOS POSTULADOS

DE SOBERANÍA NACIONAL Y LA POLÍTICA EDUCATIVA

DEL GOBIERNO SANTOS

Feb14art6El remedo de jornada única no tiene garantizada la infraestructura ni la alimentación escolar (y la que se da es escandalosamente mala), se pisotean los derechos laborales de los maestros alargándoles arbitrariamente la permanencia y se viola flagrantemente la autonomía escolar imponiendo una educación al servicio de las necesidades de las multinacionales y no del desarrollo de Colombia, como debe ser.

La sacada de pecho con la infraestructura es sólo aire. Apenas se han construido (datos del gobierno) 2.647 aulas entre 2015 y 2016. Y hacen falta cien mil aulas que pueda haber jornada única en todo el país. La excelencia docente del Gobierno Santos radica su timbre de gloria en 6.496 créditos condonables (que no son becas) durante 2015 y 2016. Parecería una cantidad apreciable sino se supiera que hay más de 320.000 maestros. Eso arroja porcentajes ridículos.

bannertmp