TITULOREV127


 

CARTA DEL DIRECTOR

 11NOV art 1

 

 

 

 

Sobre la enseñanza de la Historia

y el momento político

Aunque casual, muy oportuno resulta, en este momento, recordar las enseñanzas de Josep Fontana: lo que denuncia Fontana hay que leerlo como vacilaciones de los Estados en su afán de parecer lo que realmente no son. Es en este sentido, él se refiere al uso público de la historia como una preocupación especial del Estado- Nación, que advino en sustitución de los regímenes feudatarios ya en el siglo XIX. Desde entonces, hasta ahora, esta preocupación no ha dejado de acentuarse, sino, más bien, se ha extendido a todos los campos del saber.

“Los gobiernos decidieron vigilar estrechamente los contenidos que se transmitían en la enseñanza, porque eso de la historia, como dijeron en su momento tanto la señora Thatcher como Nikita Jruschov, que al menos en esto coincidían, era demasiado importante como para dejarlo sin vigilancia en manos de quienes se dedican a la enseñanza.”

   

¿Para qué enseñar  historia?

11NOV art 2Los gobiernos han sido siempre conscientes de la importancia de ese uso público de la historia. En un pasado más lejano, nombrando cronistas oficiales (Luis XIV de Francia tenía en nómina hasta diecinueve historiadores) o controlando la forma en que se recordaban los acontecimientos: Napoleón se encargaba incluso de fijar los detalles de los cuadros que reproducían sus victorias.

 

 


 

Sentir y pensar  la historia

11NOV art 3La experiencia como camino de saber fue permutada en Francis Bacon (1561- 1626) por el experimento, esto es, la búsqueda de la verdad, unívoca, de lo cierto. Para ello, recurre a verificar lo experimentado por medio de la repetición del método (el paso a paso) aplicado. El experimento y el método cuentan con formas de comunicación que se caracterizan por ser impersonales, objetivas, a diferencia, la experiencia, implica formas de comunicación que involucran a los sujetos, es personal, no privilegian lo objetivo, y una de esas formas es el relato.


Enseñanza de la

historia en Colombia restablecer, reformar o transformar

11NOV art 4En el debate reciente de la enseñanza de las ciencias sociales del país, se ha renovado la idea de una necesidad urgente de retomar la enseñanza de la historia de Colombia, pues según algunos sectores académicos, políticos y de opinión, esta se ha perdido. Propuesta que obtuvo un nuevo aire en el año 2017, cuando se promulgó la ley 1874 del 27 de diciembre “Por la cual se modifica parcialmente la ley general de educación, ley 115 de 1994, y se dictan otras disposiciones”. En la ley se afirma que se debe “restablecer” la enseñanza obligatoria de la historia en los lineamientos curriculares de ciencias sociales. Entre los propósitos que señala la ley se encuentra:

suscríbase   BotonABC Educación   Youtube


 

El prestigio académico y los X-Men

11NOV art 5

Un profesor universitario construye prestigio de forma similar a como lo hace un carpintero, pero su quehacer, como todas las actividades humanas, tiene sus propias peculiaridades. No tengo espacio para entrar en detalles en la definición de este rol, así que seré bastante escueto en mi caracterización.

Respecto a la enseñanza, el profesor “X” -que de ninguna manera se lo debe confundir con Charles Xavier, fundador y líder de los X-Men, prepara sus clases, es puntual y cumplido; trata de ser lo menos aburrido posible ante sus audiencias; es justo y ecuánime.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

bannertmp