Titulo Revista 118

 

Las trampas de la financiación de la

Educación Pública

Abr 18 art 1No de otra manera se entienden los decretos sobre carrera docente, ingreso, promoción y permanencia, centrados en evaluaciones de indicadores, Día E, resultados de pruebas externas, que están atentando contra la autonomía escolar consagrada en la Ley 115 de educación y legitimando un tipo de maestro despedagogizado y desprofesionalizado. Se entiende también el recurso a buscar nuevas y alternativas fuentes de financiación de la educación, por parte de alianzas público-privadas o de empresarios por la educación, que aunque es un derecho, se ha convertido en un privilegio, dada la profunda desigualdad social y económica imperante en el país. Con el lema la educación es un asunto de todos y Colombia la más educada en el 2025 se abren las puertas para que organizaciones privadas de toda índole, ofrezcan servicios educativos, aliviando la responsabilidad del estado y convirtiendo la educación en una mercancía.

Profundas contradicciones sobre este tema, en un gobierno que promete mucho y no cumple nada, como en el caso de rebajar el monto del 12% al 4% en los aportes a salud por los pensionados, no subir los impuestos, el aumento del PIB en educación, la dignificación de la labor docente, y dadas las condiciones actuales, lograr la calidad de la educación.

En esta edición la Revista Educación y Cultura consultó a los especialistas en este tema y retomó sus intervenciones en un panel organizado por la Federación de Trabajadores de la Educación, con el fin de abordar con rigor y saber específico esta situación y sus posibles alternativas.

Todos resaltan las desviaciones al derecho fundamental consagrado en el artículo 356 de la Constitución Nacional  y la difícil situación fiscal para cumplir los Acuerdos de la Habana en educación rural, sin un aumento significativo en los recursos, mientras se destapan focos de corrupción que muestran como los préstamos de inversión se reparten según intereses muy personales y políticos mientras la inversión social queda aplazada.

Esperamos que la lectura atenta de las consideraciones de estos importantes economistas y  analistas económicos, genere conciencia para una gran movilización, organización y lucha de los  docentes con todas las organizaciones democráticas y progresistas del país en la defensa del  derecho a la educación y la salud, por la autonomía escolar y la dignificación de la profesión docente y sobretodo la DEFENSA DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA y su financiación por parte del Estado.