titulorev126

 

Notas para pensar

las propuestas curriculares

06062018 art2La práctica empresarial se convierte en el sentido común de la vida de la organización, tal como argumenta Stephen Ball. Al tomar la empresa como modelo organizacional, se privilegian nuevas lógicas de comprensión de los problemas, así como son utilizados determinados lenguajes para explicar las situaciones y las situaciones sociales y educativas. Con el lenguaje empresarial se busca explicar el mundo educativo, el mundo profesional y hasta los componentes emocionales. Para Ball, el neoliberalismo se plasma en un ‘nuevo tipo de sujeto’, un individuo formado en la lógica de la competencia: un ‘hombre empresarial’, calculador, instrumentalmente dirigido.

Así se puede constatar que el proceso de construcción e implementación de los “nuevos” currículos se ha realizado a espaldas del debate y de la deliberación pública acerca de la política curricular y de las finalidades de la escuela. Al intentar estandarizar toda la educación colombiana, invisibilizan los movimientos pedagógicos, restringen las posibilidades de construcción de propuestas educativas y curriculares de acuerdo los contextos y particularidades regionales y culturales. Poresto, es necesario seguir pensando que si es posible aún en los marcos institucionales construir propuestas críticas a los presupuestos neoliberales y neoconservadores predominantes en las políticas curriculares.

Es paradójico que en un contexto de crisis, como el que se vive actualmente, la educación utilitarista y de cuño neoliberal se presenta como la alternativa de superación de estas crisis. El análisis de la política curricular nos permite identificar que la orientación de los currículos se asocia a los presupuestos de una racionalidad neoliberal. La definición de un currículo estandarizado está articulada con el predominio de las evaluaciones externas, con los criterios utilitaristas para seleccionar los contenidos, con el estímulo a la competitividad entre estudiante, maestros y entre instituciones educativas, así como el fortalecimiento de determinadas subjetividades.

Los “nuevos” currículos se presentan como un instrumento para la autorregulación de lo/as maestro/as, para que las familias estén atentas a qué les enseñan lo/as maestro/as a sus hijos y para controlar sus prácticas pedagógicas. Así lo/as maestro/s realizan su trabajo pedagógico reduciéndolo a la enseñanza de algunos contenidos centrados en las pruebas, enseñan para contestar pruebas guiados por los libros de texto de las editoriales que si saben qué y cómo les van a preguntar en las pruebas a los estudiantes. Por todo lo anterior, consideramos importante profundizar un poco más sobre las articulaciones entre educación y neoliberalismo.

Debemos ahondar en la comprensión del neoliberalismo. Dardot y Laval (2013) explican que sería prudente ampliar las comprensiones acerca del neoliberalismo, interpretándolo más allá de una doctrina económica acerca de la naturalidad del mercado así como la reducción del Estado. Los autores, plantean que el neoliberalismo puede ser entendido como una racionalidad orientadora de las vidas contemporáneas. Para estos investigadores, de manera similar a los planteamientos de Ball, el neoliberalismo no sólo busca reducir el Estado, sino que también busca producir ciertos tipos de relaciones sociales, ciertas maneras de vivir, ciertas subjetividades.