Noticias_4 - RevistaVirtualJO


titulorevista122

 

 

El currículo en Bolivia

Nos interesa analizar, en particular,  los fines del presente trabajo los capítulos referidos a la organización curricular; es decir, la estructura de organización curricular y los decretos complementarios (D. S. 23950 De la Nueva estructura de Organización Curricular) y documentos – propuestas pedagógicas que profundicen la temática.

Analizaremos los objetivos y políticas que se establecen en la Ley de la Reforma Educativa siguiendo el esquema propuesto por Beatriz Cajías (2000): la organización o estructura curricular; los principios pedagógicos sobre aprendizaje- enseñanza y la concreción de esos elementos en el currículo.

La LRE de 1994 dispone: En relación a la estructura curricular la educación formal está compuesta por niveles, ciclos y modalidades. Los niveles son: preescolar, primaria y secundaria. La primaria está dividida en tres ciclos: aprendizajes básicos, aprendizajes esenciales y aprendizajes de conocimientos científico tecnológicos. Al cabo del tercer ciclo los estudiantes reciben un certificado de cualificación laboral. La secundaria está dividida en dos ciclos: aprendizajes tecnológicos y aprendizajes diferenciados.

Se define a las áreas de educación formal y alternativa en cuatro grupos de modalidades: Modalidad de aprendizaje - regular y especial; Modalidad de Lengua: monolingüe y bilingüe; Modalidad de docencia: unidocente y pluridocente; Modalidad de atención: presencial y a distancia (Cajías, 2000: 49-50). En el caso de la educación alternativa se contempla la educación de adultos, la educación permanente y la educación especial. Complementariamente a la LRE el Reglamento de Organización Curricular establece la duración de la gestión educativa:

10 meses, con 30 horas semanales y horas aula divididas en una o dos jornadas (Cajías, 2000: 50).

En relación a la perspectiva pedagógica en los capítulos correspondientes a la organización  curricular de la Ley de Reforma Educativa se declara: la priorización del aprendizaje como principio educativo y la enseñanza como actividad de apoyo. Se promueve una concepción educativa basada en la investigación, la pregunta, la creatividad, el trato horizontal y la construcción de conocimiento. Se definen los mecanismos de participación en la generación, gestión y evaluación del currículo desde un enfoque intercultural, comunitario, de género e interdisciplinario. El aprendizaje del alumno está guiado por su propio ritmo hasta el logro de los objetivos de cada nivel, lo que se conoce como escuela desgraduada (Ley de Reforma Educativa, 1994: 20-21).