Noticias_4 - RevistaVirtualJO

Luchar, aprender, para construir los

movimientos… para volver a luchar

Contrasta el estado de ánimo de los maestros y maestras de estos días en nuestro país, aquellos que acompañaron a las luchas posteriores del acto legislativo del 2001 y que en algunos de mis escritos denominé, “la primera gran derrota histórica de FECODE”, señalando como una de las causas principales a la dificultad de la diferencia de ese tiempo, de comprender el cambio de época y el giro que el proyecto de control capitalista quería hacer por producir una homogeneización educativa que cerraba el ciclo de las dos homogeneizaciones anteriores.

Sobre ellas el capital había construido su hegemonía en occidente: la biótica, al volver a la naturaleza objeto de la razón humana y mercancía, y la cultural, forjando el eurocentrismo como la única explicación del mundo y a la ciencia, constituida en esos lares, como la explicación universal, negando cualquier otro tipo de saber que no corriera por sus parámetros.

Sostuve en su momento que el capital construía su escuela para esa tercera homogeneización, que estaba trazada en la política transnacional por el STEM norteamericano (acrónimo de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en inglés, y leerlos y escribirlos) que había sido resultante del proyecto de calidad derivado del informe “Una nación en riesgo”, y una orientación que tomaría la educación, que comenzaba a ser manejada por una naciente industria del conocimiento, que acompañaba y jalonaba sus proyectos desde los organismos multilaterales4.

El emergente escenario educativo estaba siendo transformado por el hecho más importante de ese cambio de época, en el cual la ciencia se convierte en fuerza productiva fundamental y hace del trabajo inmaterial el eje de esa transición histórica. La dificultad para comprender estos cambios en su momento no hizo posible que el sindicato colombiano disputara cada propuesta, no solo para confrontar el control, sino aprovechando el proceso, para reestructurar el sindicalismo del magisterio en las nuevas condiciones y participar de una nueva organización para la cual muchos actores del movimiento pedagógico estaban formados y preparados para enfrentar la despedagogización que se intentaba poner en marcha para montar la involución de la ley 115 de 1994 que termina con la contrarreforma educativa ley 715 del 20015.

El aspecto más importante de los tiempos que corren es la incertidumbre sobre el tipo de educación y escuela que se necesitan, y esto se vive en todos los escenarios educativos en cuanto el asunto central es estar viviendo la cuarta revolución industrial y saber que la tercera se vivió en 40 años, es decir, cualquier humano en cualquier lugar del planeta nacido hace 50 años, le ha tocado vivir dos revoluciones con todas sus características y de acuerdo a su lugar para tragedia o favorecimiento. No en vano, la OIT en un informe reciente muestra cómo 200 millones de personas han quedado desempleadas, y señala para los próximos tres años, esto es, hasta 2020, 8 millones de desempleados.