TITULOREV129


 

La(s) educación(es) rural(es) en Colombia:

6 May art.4Reseña de una deuda histórica

El siglo XX es escenario de los primeros movimientos obreros y campesinos que constituyen el surgimiento de ciudadanías alternativas que cuestionan, entre otros aspectos, la lógica de explotación

y tenencia de la tierra. Experiencias de comunicación popular surgidas a mediados de siglo, como el caso de Radio Sutatenza desde la Acción Popular Cultural ACPO marcan un referente en los alcances de la educación en la tarea de configurar sujetos históricos y sociales (Cfr. Bernal, 2012; pp. 5-42)1. A partir de allí se diseñan e implementan acciones estatales orientadas de manera particular a lo que se denomina “educación rural”. No obstante, teniendo en cuenta la marcada herencia cultural arraigada en los territorios rurales, la respuesta estatal desde la formulación de políticas educativas aún es una deuda histórica.

En las comunidades históricamente relegadas y excluidas, de manera particular en los territorios rurales, se implementaron ofertas educativas que, pese a contar con apoyo estatal, no surgen como resultado de la formulación de política(s) educativa(s) para la(s) educación(es) rural(es)2. A continuación, se describen de manera general las experiencias de educación(es) rural(es) desarrolladas en Colombia:

Escuela Unitaria: Desde el siglo XIX la tarea de extender la oferta educativa a la mayor parte del territorio colombiano (habitado) fue fundamental, especialmente buscando la alfabetización. Colombia como país rural, en el uso de la tierra y en la cultura, se insertó en las dinámicas productivas mundiales dejando la educación en segundo plano. Temporadas de cosechas, el patriarcado al defender roles caseros y domésticos de niñas y mujeres, la violencia partidista que arranca desde la Guerra de los Mil Días, entre otros factores, hacían que el ausentismo y la deserción escolar fueran una constante.

Por ello, la oferta de escuela unitaria, en la cual un o una docente estaba a cargo en simultánea de cualquier grado de primaria, se hizo necesaria. La escuela unitaria nace a mediados del siglo XIX y halla plena expansión sobre la década del sesenta del siglo XX.

(…) dentro del proyecto piloto de UNESCO para América Latina, se organiza en el Instituto Superior de Educación Rural -ISER- de Pamplona, Norte de Santander, la primera escuela unitaria, la cual tuvo carácter demostrativo y se constituye en orientadora de la capacitación nacional de escuela unitaria. La experiencia se expandió rápidamente a 100 escuelas en Norte de Santander y en 1967 el Ministerio de Educación Nacional la expandió a todo el país.

Pese a sus alcances, “fue una propuesta pensada más desde el problema de organización del sistema para garantizar cobertura que, desde el problema de la calidad, aunque propuso actividades pedagógicas relacionadas con la vida rural” (Ramírez, 2015, p. 35).

Escuela nueva: Se asume como modelo educativo proponiendo cambios en las formas en las que se concibe la educación, particularmente, aquella de los territorios rurales a partir de la segunda mitad del siglo XX y, de manera específica, en las décadas del setenta y ochenta; integra a padres y madres en los procesos de formación de estudiantes; reclama espacios de formación docente y articula la noción de proyecto de vida en los currículos, con el fin de proporcionar herramientas para el desarrollo de lo que más adelante se conocerá como Proyectos Pedagógicos Productivos (PPP).