Noticias_5 - RevistaVirtualJO

¿El paro unacontecimiento

histórico?

El paro del magisterio no fue un hecho rutinario como cierto sentido común postula. No se trató de un nuevo paro decretado por la dirección de Fecode. Lo sucedido fue un acontecimiento histórico genuino. Pensar ese acontecimiento, es una tarea necesaria para reconocer el campo de opciones que la actividad desplegada por el magisterio hizo posible.

Estamos, pues, ante una oportunidad histórica y es inevitable tanto el diálogo como el debate. En la perspectiva del diálogo se trata de enriquecer el conocimiento de la experiencia, imaginar cursos de acción, compromisos de corto y largo plazo y elaborar juicios valorativos que orienten las decisiones que las nuevas condiciones demandan. El debate tiene otras exigencias, quienes participan buscan empobrecer el acontecimiento con un juicio polémico, cuya finalidad puede ser desconocer los hechos o deslegitimar a sus protagonistas.

Veamos cómo se da esta distinción entre debate y diálogo. En la edición de junio 18, la revista Semana presenta un balance del paro. El título: “Un Largo Paro”. Ahora, ¿cuál podría ser el propósito de un paro de esas características? Conquistas salariales, es el juicio polémico. Aunque se reconoce la legitimidad de tales aspiraciones, se las devalúa del siguiente modo: “Un reconocido asesor en temas educativos explico que: “Fecode entendió que la lucha por mejores sueldos no era popular y entonces le ha empezado a meter otra arandelas con las que los demás ciudadanos se sientan identificados.” (pág 28-29).

En la siguiente edición de la revista, en la sección de cartas, el maestro Fabián Barragán Bernal de Bogotá, entró en el debate. Lo central de su planteamiento fue expuesto así: “… en gracia de la discusión, lo salarial tampoco puede verse de manera vergonzante y es claro que es un tema que no se puede soslayar. El artículo lo menciona, reconociendo la precaria situación económica de los docentes en este ítem, pero antes ha dejado un manto de duda cuando pone en tela de juicio los intereses estratégicos del gremio y su sindicato.”

El maestro Fabián Barragán luego pide un verdadero diálogo, le propone a la revista que invite “… a los intervinientes, o sea el ministerio y los maestros en un primer momento.” Un segundo momento, implicaría darle la palabra al estudiantado, a las familias y a la ciudadanía en su conjunto. Esa invitación al diálogo sin eludir el debate, es fundamental para poder dar cuenta del paro realizado por el magisterio y para reconocer el nuevo escenario histórico cultural forjado por el paro.